País Invitado de Honor

CUBA: País de Honor del 9no FCGD

Cuba, y exactamente su capital, fueron de los primeros lugares en Latinoamérica a los cuales arribó la novedad tecnológica que era todavía el cinematógrafo en enero de 1897. Representante de los hermanos Lumiere fue Gabriel Veyre, quien realizó en La Habana el primer filme cubano con ambiente cubano del que se tienen noticias: "Simulacro de incendio", también en 1897.

El Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC)

El Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) nace 83 días después del comienzo de la Revolución Cubana (1959), bajo la dirección de Alfredo Guevara, y con él, surge la posibilidad de crear en Cuba un cine entendido como “el más poderoso y sugestivo medio de expresión artística, y el más directo y extendido vehículo de educación y popularización de las ideas”.

En estos primeros tiempos, todo el cine cubano se agrupaba en tres grupos: didáctico, documental y de ficción, aparte del departamento de dibujos animados, creado en 1960, al igual que el Noticiero ICAIC Latinoamericano, realizado por Santiago Álvarez. Por lo general, los cineastas, a fin de aprender el oficio, pasaban del género didáctico al documental y de ahí a la ficción. Paralelamente, llegan al país, numerosas personalidades del cine mundial, muchas de las cuales realizaron  importantes obras, como Roman Karmen, Chris Marker, Joris Ivens, Mijail Kalatozov, Agnes Varda, Cesare Zavattini y muchos otros.

El primer lustro de los años ochenta sorprende al Cine Cubano con un promedio de tres largos de ficción al año, baja cifra de producción entre otras razones motivada por la muy prolongada y costosa realización del largometraje “Cecilia” (1981-1982). Esta situación obligó a que se impusiera de inmediato otra estrategia temática y productiva en el ICAIC.

Se consiguió dinamizar la producción –a partir de la incorporación de un serie de nuevos nombres en el largo de ficción– y se reactivó el contacto con el público masivo, sobre todo mediante una serie de comedias costumbristas y contemporáneas como “Se permuta” y “Los pájaros tirándole a la escopeta”.

Los cambios ocurridos en el mundo desde finales de los años ochenta, con el derrumbe del llamado socialismo real esteuropeo, condujeron a la principal empresa productora (ICAIC) a un proceso difícil de coproducciones y autofinanciamiento.

Los dos grandes títulos de los noventa, según la crítica nacional y extranjera, parecen ser “Fresa y Chocolate” (1993, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío) y “Madagascar” (1994, de Fernando Pérez) aunque no faltaron obras muy populares como “Kleines Tropicana”, “Zafiros, locura azul” y “Un paraíso bajo las estrellas”.

Dos de los factores que marcaron el cine cubano en los primeros años del siglo XXI, fueron el florecimiento de un cine independiente, juvenil, crítico, de temática contemporánea y apoyado en las nuevas tecnologías, junto con el mecanismo todavía significativo de las coproducciones, sobre todo con España. Esto constituyó un período transicional en el cual comenzó a remontarse paulatinamente el declive productivo característico de los años 90.

Para caracterizar el audiovisual generado en la Isla, ya sea documental o ficción, durante los primeros años del siglo XXI, es imprescindible hacer referencia a tres eventos: la Muestra Nacional de Nuevos Realizadores (hoy Muestra Joven ICAIC), el Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in Memoriam y el Festival Internacional del Cine Pobre en Gibara. Concebidos para estimular el conocimiento y la reflexión alrededor de la obra audiovisual de los jóvenes y potenciar el diálogo entre las diversas generaciones de creadores.

La Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV)

La Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV) está considerada como una de las más importantes instituciones de formación audiovisual en el mundo. Fue creada por el Comité de Cineastas de América Latina, como filial de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y con el apoyo del gobierno de la República de Cuba. Se inauguró el 15 de diciembre de 1986.

Concebida originalmente para estudiantes de América Latina, África y Asia, la EICTV puso en práctica la filosofía docente de «aprender haciendo», con profesores que son cineastas en activo y transmiten sus conocimientos avalados por el ejercicio y la experiencia. En la actualidad, su matrícula está abierta a interesados en el audiovisual de todo el mundo. Por sus aulas han pasado miles de profesionales y estudiantes de más de 50 países, lo que la ha convertido en un espacio para la diversidad cultural.

La EICTV tiene su sede en las cercanías de San Antonio de Los Baños, provincia de Artemisa, Cuba. Ubicada a una hora desde el centro de La Habana y a 25 minutos del Aeropuerto Internacional José Martí, se ubica en un paraje campestre enclavado en los altos de una vasta llanura.

Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano

La Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano es una entidad cultural privada con personalidad jurídica propia, sin ánimo de lucro. Heredera de la tradición de solidaridad de América Latina, nació como respuesta al proceso que anunciaba y proponía nuevas etapas de crecimiento para las cinematografías de esta región. Fue creada el 4 de diciembre de 1985 por el Comité de Cineastas de América Latina (C-CAL) y la preside el escritor colombiano Gabriel García Márquez, considerado una de las figuras más representativas de la narrativa del siglo XX.

En sus años de vida, esta Institución ha desarrollado una intensa actividad, alcanzando importantes logros, especialmente en la formación, el fomento a la producción, distribución, exhibición y promoción del cine latinoamericano.

La vocación de integrar esfuerzos y voluntades ha marcado la labor de la Fundación en sus años de existencia. Gracias a ello, la institución cuenta hoy con una amplia red de contactos y relaciones regionales e internacionales. Y, de modo excepcional, potenció el conocimiento y los contactos entre los propios cineastas de la región y estimuló la acción coordinada.

—-

El Festival de Cine Global Dominicano, en su novena edición, se enorgullece en reconocer a estas instituciones hermanas por el aporte a la educación y el desarrollo del audiovisual con el Premio IGLOBAL.